En la edición del sábado 27 de octubre abordamos diversos temas con el consultor laboral empresarial, René Quevedo, quien describió una radiografía actual de los trabajadores independientes en Panamá.

Quevedo fue enfático sobre la discriminación que son objeto los “freelancers” o trabajadores independientes en la actualidad e incluso del trámite burocrático del que son sometidos para poder acceder a la seguridad social.

“El trabajo asalariado es una especie en extinción porque la tecnología está cambiando muy rápidamente relaciones laborales entre un patrono y un empleado, así como relaciones comerciales entre un cliente y un proveedor” indicó Quevedo.

Quevedo resaltó que en el año 2016 el Foro Económico Mundial publicó las 10 competencias laborales que necesitaban los jóvenes para tener éxito y ninguna se está enseñando actualmente en nuestras escuelas porque tenemos una educación muy aburrida con un nivel de deserción de 56% en la educación pre media y media. En este sentido, fue enfático en señalar que el sistema educativo está totalmente divorciado de la realidad laboral.

“Nuestra educación no nos enseña a lidiar con la incertidumbre ni tampoco con el emprendimiento desde la escuela primaria para que la posibilidad de emprender un negocio propio inicie desde la niñez” enfatizó Quevedo.

El consultor aportó a que 3 de cada 5 nuevos empleos en los últimos 5 años es generado por trabajadores independientes y a nivel mundial los mismos en el año 2027 los mismos serán la mayor fuerza laboral del mundo.

La poca flexibilidad de las entidades bancarias y de la Caja de Seguro Social con los trabajadores independientes conllevan a reflexionar sobre los ajustes que se deben hacer para estimular a los “freelancers” que en su mayoría son profesionales universitarios y no merecen ser discriminados.

Según la última publicación del diario La Prensa los trabajadores por cuenta propia continúan ganando terreno cuando señalan que la independencia laboral suele estar “atada” a dos razones fundamentales: las empresas necesitan de menos empleados en sus estructuras, por lo que los trabajadores se ven forzados a buscar otras fronteras; y por otro lado, las nuevas generaciones valoran trabajar desde casa, sin jefes, con horarios flexibles y haciendo lo que les gusta y no lo que se les impone.

Finalmente, Quevedo apela a que la Caja de Seguro Social, así como AMPYME contribuyan a ser facilitadores para que los trabajadores independientes reciban apoyo porque ellos son la nueva tendencia y son una realidad que aporta significativamente  a la economía panameña.